viernes, 19 de octubre de 2007

15 LA VERGA.

15

LA VERGA.


Cuando acampas tu verga ante mi boca
y sacias entre labios naturales
el hambre de tu ardor que me provoca
al canto de tus nalgas señoriales.

Cuando adentro despacio en tus axilas
y en tu vientre, y te fundes por descuido
en el duro bastión donde las filas
rompieron sin hacer el menor ruido.

Cuando tocas tus dedos con mi ombligo
y te miento con ávido descaro.
Cuando cuelgo en el freezer lo que digo

para evitar morir con tu disparo.
Cuando celo tu nuca y te castigo
y cobro algo que es gratis, muy muy caro.

14.- FALO

14.-


FALO


Amando por amar, aman su falo.
Se revuelcan en furias bautismales;
son el goce y la sed en fantasmales
escenas de lujuria y vino malo.

Se internan en las grutas con un palo
duro y huyen murciélagos feudales,
sus lascivas bocas elementales
salivan las cavernas de regalo.

Hombre y mujer, dos mágicos narcisos,
perpetuos en su lucha, maniqueos,
fetiches con alforjas en sus vuelos,

liban, arden, se trenzan en los pisos,
aire y tierra se acoplan en deseos
y estalla la pasión entre dos velos.

Alumna

13.-


ALUMNA-


Espiando por detrás de una columna,
la sierpe en la bragueta ya escondida,
el maestro de la noche perdida
ve los besos de araña de su alumna.

Vaginal se le mete en la garganta,
señorita del cuadro de Avignon
que se toca alterada de pasión...
¡qué infiel es la belleza a quien la canta!


Las babas del azogue que lo endiosa
como núcleo del circo cortesano
son de semen infértil y en la mano


el pájaro se vuelve mariposa.
Los ayes de placer de una mocosa
lo incitan a un orgasmo por el ano.
12.-

SURREALISMO.

A Andre Breton.

¡Qué tarde recordó el mundo nacer
en mi cama! Los ecos virulentos
de tus famosas ganas de perder
me enlazan al barral de los lamentos.

Y, sin embargo, "una mujer con talle
de nutria", escarapela sevillana,
te tienta con arándanos del valle,
"lengua de ámbar", y manos de sultana.

Hay hombres (no “con hombros”) de champaña,
que descorchan las rubias calaveras
que mienten cuando inventan que te aman,


reclutan surrealismos de alimaña,
que insultan a la noche entre cegueras
y cuando se les cae la rosa braman.